viernes 12 de julio de 2024 - Edición Nº232

Noticias | 1 dic 2023

FUTBOL

La justicia suspendio las elecciones en Boca Jrs .

La justicia despues de intentar llegar a una mediacion entre las dos listas que disputan la direccion del club de la ribera ,no llegaron a un acuerdo y se supende la eleccion hasta nuevo aviso .


La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo con su madre, María, en la antesala de las elecciones que se iban a realizar el 3 de diciembre:

«Estaba contenta la María. Siempre me dice lo mismo, a la vida vinimos para algo. Me pidió que no afloje y que gane las elecciones para que el hincha esté contento», expresó mientras algunos de sus excompañeros del club lo aplaudían.

La jueza Alejandra Abrevaya, del juzgado Civil Nacional número 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo lugar a la denuncia del candidato opositor, Andrés Ibarra, y decidió suspender las elecciones en el Club Atlético Boca Juniors «hasta tanto se defina» la situación «de irregularidades detectadas» en el padrón electoral.

La denuncia se había presentado el pasado 15 de noviembre por la fórmula opositora a la gestión de Juan Román Riquelme y Jorge Amor Ameal, encabezada por Ibarra y el ex presidente Mauricio Macri.

En el fallo, la jueza aseguró que encontró «una extensa enumeración de anomalías a la luz de las normas estatutarias» y que por este motivo «puede hallarse en peligro o, cuanto menos, bajo sospecha, la transparencia y legitimidad de un acto de elección de autoridades».

La base de la denuncia de la oposición es que se habilitaron a votar 9.000 socios que pasaron de la categoría adherente a la de activos.

Riquelme quebró en llanto cuando reveló la charla que tuvo c

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias